NOTICIAS
Con tecnología de Blogger.

19.5.16

Isapres y Pensiones: Las grandes reformas que no van

Compartir
Un nuevo 21 de mayo se vislumbra enfocado principalmente a la recuperación del crecimiento económico. Sin embargo, las reformas a las isapres y las AFP parecen quedar, una vez más, a la espera.

En octubre de 2014, la presidenta Michelle Bachelet recibió de manos de la Comisión Asesora Presidencial un informe de reforma al sistema de isapres. En septiembre de 2015, la Comisión Asesora Presidencial, esta vez, para la reforma al sistema de pensiones entregó 58 propuestas a la mandataria. Ambas reformas siguen descansando en el escritorio presidencial hasta ahora.


En el gobierno preocupa la situación económica del país. Ad portas de un nuevo discurso de 21 de mayo, desde el oficialismo han apuntado a que el contenido será principalmente la recuperación del crecimiento económico. Eso, sumado a la dilatada aprobación de la reforma laboral, más una reforma a la educación superior que ingresaría en junio al Parlamento, han llevado a las isapres y a las pensiones a un segundo plano que ya empieza a empolvarse.

Sin embargo, el tema causa preocupación entre expertos y organizaciones sociales, sobre todo porque, en el caso de las isapres, la presidenta anunció en el último 21 mayo que la reforma ingresaría durante el año, compromiso que no se cumplió. Además, la etapa pre legislativa de ambas iniciativas ha estado marcada por el “realismo sin renuncia” o “segundo tiempo” del gobierno: La activa participación del ministro de Hacienda Rodrigo Valdés en la preparación de los proyectos.
“Que el negocio de las isapres sea sustentable”

En marzo de este año, Rodrigo Valdés sorprendió a todos en el ministerio de Salud: “Necesitamos que las isapres sobrevivan y existan 10 años después de la reforma”, dijo en la comisión de Salud de la Cámara. Y agregó que “lo que hemos discutido en las comisiones técnicas, a mí al menos, me deja con una cierta duda de que lo que sea posible hacer como, entre comillas, negocio de isapres sea sustentable. Nos preocupa mucho hacer un salto y entrar en un problema unos años después”.

Además descartó de plano a que se involucre a Fonasa en la iniciativa y que se transforme en una “quinta reforma estructural del gobierno”. La señal fue aplaudida entre las isapres, las que han rechazado cualquier posibilidad de reforma de fondo al sistema.

Los dichos de Valdés contrastan con los resultados entregados por la comisión asesora en 2014, que propuso un tránsito de 10 años hacia un fondo único de salud. También incluía el destino del 7% de cotización a la seguridad social a financiar los riesgos del sistema para que no existan las preexistencias. Esto fue considerado por las isapres como “expropiación” del 7%, mientras que desde Hacienda han asegurado que los planes deben tener precio y no ser financiados con las cotizaciones. Quien fuera secretario ejecutivo de la comisión asesora,Camilo Cid, aseguró hace un mes en La Tercera que esa postura es “la lógica decontinuar con un criterio mercantil, donde tu fijas un precio y al que no le alcanza tiene que poner la diferencia, como en los seguros privados”.

Sobre la postura de las isapres, aseguró que “es natural que los intereses se manifiesten, pero sería bueno que no se disfracen de análisis técnicos. Si las isapres temen a las condiciones en que van a quedar, que lo planteen y no se trate de influir para torcer la mano a la propuesta. Que planteen su preocupación como una industria que desea tener ganancias, perdurar, pero que no inventen que la reforma es mala o mal hecha, porque eso disfraza sus intenciones”.

Cid -quien dejó la coordinación de la reforma en junio de 2015- también manifestó que cualquier cambio al sistema de salud privado no puede dejar fuera a Fonasa. Sin embargo, esto fue descartado por Valdés.

Para Matías Goyenechea, de la Fundación Creando Salud, los dichos del ministro de Hacienda, “dejan claro las intenciones y objetivos del gobierno, que es favorecer el sector privado. Es triste porque con la comisión asesora hubo un planteamiento de reforma con cambios estructurales. Hay una falta de voluntad política de generar solución estructural al problema de salud. Se plantean mejoras al sistema pero que no alteran las capacidades de acumulación de los dueños de isapres y de clínicas”.

En 2015, pese al contexto económico del país, las isapres tuvieron estratosféricas ganancias de $37.244.016.000, según datos entregados por la Superintendencia de Salud. La semana pasada en el contexto del Chile Day en Londres, Rodrigo Valdés se reunió en privado con un grupo de empresarios que asistió a la instancia. “Yo sé los temas que a ustedes les importan”, habría dicho el ministro, según publicó el diario Pulso. La ocasión sirvió para darles certeza a los empresarios de que, pese a que se está trabajando en cambios en pensiones e isapres, las reformas estructurales de la Nueva Mayoría ya se hicieron.

“Uno podría esperar que quien determine las condiciones de un proyecto de estas características sea Salud y no Hacienda. Me molesta que el ministro de Hacienda trate de determinar todos los elementos que tienen que ver con las transformaciones necesarias que la ciudadanía requiere porque queda la sensación de que se privilegia y resguarda el interés económico de las empresas”, afirma la diputada miembro de la comisión de Salud de la Cámara,Karol Cariola.

Para la parlamentaria del PC sería un error que cualquier cambio al sistema privado de salud no incluya a Fonasa porque, si se regulan los abusos y arbitrariedades del sistema de isapres, podría provocar una fuga del sistema público al privado.

La misma postura manifestó la directora de Fonasa Jeanette Vega en agosto de 2015, lo que generó toda una polémica en Salud y en la Nueva Mayoría. Desde el ministerio aseguran que es sabido que la postura de Vega es bastante más radical que la de la ministra Castillo y el ministro Valdés y que lo que está primando en las decisiones del Ejecutivo -incluso más que el lobby de las isapres-, es la presión por los recursos. En ese sentido, incluir a Fonasa en la reforma supondría mucho más dinero fiscal.

En principio, el año empezó con el trabajo en la reforma a las isapres bajo la coordinación del superintendente de salud Sebastián Pavlovich, con el plazo de que esté disponible para que la presidenta anuncie el proyecto este 21 de mayo. Sin embargo, fue la propia ministra de Salud Carmen Castillo la encargada dedescartar que se presente en la cuenta pública de este sábado.

Aunque, siendo rigurosos, el anuncio ya fue hecho, ya que el 21 de mayo pasado fue anunciado por la presidenta Bachelet, por lo que pasa a la lista de promesas incumplidas de la cuenta pública de 2015.
Pensiones a la espera

En septiembre del año pasado la comisión Bravo entregó 58 medidas para mejorar el sistema de pensiones. El informe incluye tres opciones de cambio de modelo: pasar a un sistema de reparto -desechada por la propia comisión-, pasar a un sistema mixto de cuentas o realizar una reforma en base al sistema de pensiones solidario que ya existe desde 2008.

Entonces, la presidenta Bachelet convocó a un comité interministerial para realizar propuestas sobre el sistema de pensiones, presidido por la ministra del Trabajo Ximena Rincón y con la presencia de los ministros de Hacienda, Sernam, Economía, Desarrollo Social y Segpres.

Desde entonces, ninguna novedad. Se suma el proyecto de AFP Estatal que duerme desde hace dos años en el Congreso, después de que fuera paralizado por el Ejecutivo a la espera de los resultados de la comisión Bravo. La dilatada reforma laboral ha sido el principal escollo para pasar a la reforma a las pensiones, pero la importancia del tema ha llevado a parlamentarios oficialistas y expertos a presionar al Ejecutivo por respuestas en el tema.

Por ejemplo, en entrevista con CNN Chile, el diputado de la DC Fuad Chahín pidió que en el discurso del 21 de mayo la presidenta anuncie la moción de urgencia para el proyecto de AFP Estatal.

La urgencia está dada por lo precario de las pensiones actuales, donde el 90% de las pensiones de vejez son incluso menores que el salario mínimo. Para David Bravo, economista que presidió la comisión asesora sobre el tema, dentro de las 58 propuestas habían varias que se pueden aplicar desde ya para solucionar -aunque parcialmente- el problema, como incrementar la cotización con carga al empleador, incrementar la edad de jubilación de las mujeres y el monto y cobertura de la pensión básica solidaria.

“Las comisiones presidenciales no son vinculantes, son solo una propuesta a la presidenta y es ella quien define. Pero me preocupa que se dilate esto, sería bueno que se comunique por último un cronograma de trabajo. La invitación a las autoridades fue que se consideren medidas urgentes porque van a tener impacto en las pensiones”, afirma Bravo.

La misma postura tiene Claudia Sanhueza, también miembro de la comisión: “Una reforma estructural es difícil porque queda poco tiempo, pero al menos debería plantearse un programa de cambios porque es una demanda ciudadana bastante fuerte, es una preocupación de todos porque las pensiones son muy bajas y esa preocupación merece una respuesta”.

La postura desde La Moneda es entregar una propuesta de características solidarias, amparadas en la reforma previsional del primer gobierno de Bachelet en 2008. Para la diputada del PS Denise Pascal, miembro de la comisión de Trabajo y Seguridad Social, se va ingresar un proyecto de reforma a las AFP, pero eso no significa que será estructural. “Nosotros como país y como Estado, por más de que yo lo quiera, no podemos definir que desaparezcan las AFP. Eso sería declarado inconstitucional por el Tribunal Constitucional. Tenemos que buscar una fórmula con un sistema equitativo con características solidarias”, asegura.

Más pesimista es Gonzalo Durán, economista de la Fundación Sol y que ha trabajado en conjunto con la organización “No más AFP”. Para él, el retraso en el proyecto “demuestra la falta de interés de las autoridades de cambiar lo que son las piedras fundamentales del sistema de acumulación de ingresos que existe en Chile, que es el modelo de AFP. No es un modelo de seguridad social, es un dispositivo que permite que los grandes grupos económicos reciban dinero de la cotización y generen crecimiento de sus propias industrias”.

A dos días de un nuevo 21 de mayo, en el que desde el oficialismo han declarado durante toda la semana que el crecimiento económico será el principal foco, queda esperar si las isapres y las AFP serán mencionadas por la Presidenta en Valparaíso.

Fuente: http://www.eldesconcierto.cl/

0 comentarios:

Publicar un comentario