NOTICIAS
Con tecnología de Blogger.

5.12.16

Desempleo se mantiene estable a costa de la precarización del trabajo

Compartir

En el trimestre móvil agosto-octubre, la tasa de desocupación fue 6,4%, registrando un alza de 0,1 punto porcentual (pp.) en doce meses y un descenso de 0,4 pp. respecto del trimestre móvil anterior. Sin embargo el empleo por cuenta propia aumentó 7% en el último año, es decir, trabajos sin seguridad social y orientados, en su mayoría, a la subsistencia.


Por: www.elciudadano.cl 
El 6,4% de desempleo del trimestre móvil agosto-octubre, dado a conocer durante esta semana, tuvo una particularidad: el alza de 7% en doce meses del empleo por cuenta propia. Es decir, en el mercado laboral aumentaron los trabajadores que explotan su propia empresa económica o que ejercen independientemente una profesión u oficio, pero no tienen ningún empleado a sueldo o salario, según define la Nueva Encuesta Nacional de Empleo (NENE).

Consultado sobre la situación, el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, comentó en T13 Radio que es “mejor tener lo que tenemos que tener más desempleo”, aunque reconoció que le “gustaría tener la estructura de crecimiento de empleo con más asalariados”.

Según informó el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), se han creado 141.230 empleos durante el último año, aunque el 82% corresponde a trabajo por cuenta propia, es decir, 116.310 puestos. Estos resultados son preocupantes, considerando que parte de la contención del desempleo se genera a partir de la precarización de las condiciones laborales.

Gonzalo Durán, economista de Fundación Sol, explica que “el empleo por cuenta propia hay que representarlo en figuras más bien de sobrevivencia o refugio, no se trata del emprendimiento, que muchas veces las autoridades tratan de mencionar en los medios. En este caso estamos hablando de instancias de refugio, como por ejemplo, trabajadores que se ponen en las cunetas y que, básicamente, buscan hacer frente a la falta de ingresos”.

En octubre, la investigadora Carla Brega publicó una columna de opinión en la cual detalla la heterogeneidad de los cuentapropistas en relación a la actividad que desempeñan. En el texto describía que hay profesionales, agricultores independientes, vendedores callejeros y trabajadores en domicilio, por ejemplo. Sin embargo, el rasgo común responde a la necesidad de generar ingresos para subsistir.

En este sentido, la especialista afirmó que “el trabajo por cuenta propia aparece más bien como una característica propia del mercado del trabajo chileno y, lejos de tratarse de virtuosos emprendimientos personales, se acerca más a decisiones motivadas por una circunstancia adversa en donde se necesita asegurar un ingreso mínimo para la reproducción (subsistencia) propia y la de la familia en caso de tenerla (es decir, un ingreso destinado a consumo y no a la maximización)”.

UNA CONTENCIÓN PRECARIA

La investigadora Carla Brega expuso en su columna una caracterización del empleo por cuenta propia a partir de los datos de la encuesta CASEN 2015. Un 19,2% de la estructura ocupacional del país corresponde a trabajo de este tipo, es decir, en Chile hay cerca de 1,45 millones de cuentapropistas, de los cuales 47% son mujeres y la mitad tiene entre 45 y 65 años, mientras que el 10% tiene más de 65 años (sobre la edad legal de jubilación).

Además, un 84,5% de los empleos por cuenta propia no es calificado, con evidentes incidencias en el nivel de ingresos mensuales: 50% de los cuentapropistas calificados gana menos de $450.000 mensuales y el 50% de los no calificados gana menos de $200.000 al mes.

“El empleo por cuenta propia tiene condiciones laborales que son bastante informales. En la gran mayoría de los trabajadores por cuenta propia estamos hablando que son personas con baja calificación –sobre el 70%– y la mitad de los trabajadores gana menos de $200 mil pesos líquidos al mes. Además no hay prestaciones de seguridad social, ni tampoco condiciones mínimas para un trabajo digno, como puede ser ir al baño, por ejemplo”, comenta Gonzalo Durán.


Las cifras reportadas por el INE dan cuenta de un fenómeno con antecedentes previos en el mercado laboral del país. De acuerdo al Informe Mensual de Calidad del Empleo julio-septiembre, elaborado por Fundación Sol, en los últimos 78 meses la ocupación ha aumentado en 1.179.315 personas, de las cuales solo el 29,4 % corresponde a asalariados contratados directamente, un 35,1 % a trabajadores por cuenta propia y un 32,4 % de asalariados externos (subcontratados, por suministro de trabajadores y enganche).

Caber preguntarse, entonces, si estamos frente a una cualidad estructural de la economía chilena. Gonzalo Durán comenta que se trata de “una dinámica de inserción laboral endeble, de baja calidad y que es parte de la filosofía política que han inyectado los distintos gobiernos de turno al tema del trabajo. Es decir, no está en el norte filosófico de construir una sociedad en donde todos puedan desarrollarse a partir del trabajo. En ese sentido, emergen figuras bastante precarias de inserción, como pueden ser los subempleados, los asalariados sin contrato de trabajo o los cuenta propia de baja calificación”.

Por otro lado, considerando que el 50 % de los trabajadores chilenos gana menos de $340.000 y 7 de cada 10 trabajadores menos de $500.000 líquidos, el economista agrega que “frente al hecho de que la mayoría de los trabajadores en Chile esté viviendo al límite, con salarios bastante contenidos, lo que está generando eso es que las familias tengan que salir a complementar renta por la vía del cuentapropismo. Lo mismo sucede con otros trabajadores que han sido desvinculados en sus empresas, pero ellos no entran a los desempleados, sino que se retransforman y siguen como ocupados”.

VENTAS BAJO EL SOL

Diciembre es el mes de compras navideñas, por lo que resulta común apreciar la instalación de ferias y puestos informales dedicados al comercio de regalos y objetos relacionados con la Navidad y el año nuevo, situación que podría indicar una mayor presencia de trabajadores por cuenta propia.

Gonzalo Durán afirma que tiende a darse un incremento, pero el factor fundamental reside en el aumento sostenido del costo de vida en el país. “En este caso yo creo que tenemos un florecimiento mucho mayor del caso por cuenta propia, porque estamos viendo que el nivel de costo de vida siguen subiendo, sin embargo, lo que sucede con lo salarios no se condice con esta situación”, acota el investigador.

En cuanto a la creación de empleos por sector económico, el comercio anotó un aumento de 7,7%, es decir, 113.790 nuevos puestos de trabajo en los últimos 12 meses, de los cuales cerca de 51 mil son por cuenta propia, según las últimas cifras del INE.

A partir de este resultado, Durán expone que “en general, el cuenta propia refugiado y de baja calificación uno lo encuentra, fundamentalmente, en el área de los servicios y comercio. Por ejemplo, los meses diciembre de las últimas décadas han sido de este estilo, porque la gente llega con menos plata a fin de año y la única manera de poder llegar a fin de mes es que parte de la familia, que antes no estaba trabajando, empiece a vender cosas para complementar la renta del hogar, como sucede con los coleros en la feria”.

0 comentarios:

Publicar un comentario