NOTICIAS
Con tecnología de Blogger.

9.4.17

El 32% de las empresas que negocian con sindicatos este año se encuentran con sus plazos vencidos para pedir servicios mínimos

Compartir

Hasta esta semana, la Dirección del Trabajo había rechazado ocho pactos suscritos por empleadores y sindicatos. ¿Por qué? En general, por falta de firmas. Las empresas deben alcanzar acuerdo con todos los sindicatos, incluso con aquellos que no son parte de la negociación.

Por: www.economiaynegocios.cl
Cuando todavía retumban los efectos sobre la economía de la extensa huelga que afectó a la minera Escondida -43 días de paralización que fueron determinantes en el Imacec de -1,3% de febrero-, otras negociaciones se asoman en el horizonte, pero ahora con un ingrediente adicional: serán bajo la nueva legislación laboral.

Este año, 1.489 empresas negociarán sin posibilidad de reemplazo, a lo que se suma una preocupación extra, que recién ahora los legisladores y abogados advierten con claridad: los sindicatos tienen la llave maestra para abrir o cerrar la puerta al único mecanismo que la legislación laboral les dejó a los empresarios para garantizar la protección de sus instalaciones en caso de huelga.

La salida que el cuerpo legal ofrece para que la paralización no sea total es la utilización de equipos de servicios mínimos, que son grupos de trabajadores que tienen la misión de garantizar que la paralización no provoque un daño irreparable a las instalaciones de la empresa y que no amenace la salud y seguridad de las personas.

Y aquí surge el problema: hasta esta semana, solo 16 empresas tenían equipos de servicios mínimos acordados con sus sindicatos y ratificados por la Dirección del Trabajo (DT). En otras palabras, solo el 1% del total de empresas que negociarán este año con la nueva legislación están listas para utilizar este esquema. Además, otras ocho empresas presentaron acuerdos suscritos con sus sindicatos, pero estos fueron rechazados por la DT, porque no cumplían con todos los requisitos que exige la ley.

Pero no solo eso: hay otras 65 empresas que no llegaron a acuerdo con sus sindicatos y que solicitaron la intervención de la DT para que les ayude a zanjar las diferencias.

Según cifras de la propia DT, de las 1.489 empresas que negocian colectivamente este año, 563 ya deberían haber realizado sus requerimientos formales de servicios mínimos. De esas, solo 81 alcanzaron a realizar este trámite (16 con servicios mínimos ya aprobados y 65 a la espera de que la DT les ayude a zanjar diferencias con sus sindicatos).

Con esto, 482 empresas que negociarán entre el 1 de abril y el 31 de mayo no tendrán servicios mínimos; es decir, el 32% del total. Esto, sin considerar a aquellas empresas que podrían haber remitido sus requerimientos por correo certificado dentro del plazo establecido por la ley, aclaran en la DT.

Esta situación ocurre a pesar de que la autoridad ha hecho gestiones para facilitar el proceso. Desde la aprobación de la ley, la DT ha realizado capacitaciones para dirigentes sindicales, empleadores, jueces y abogados, llegando a un total de 7.800 asistentes a estas actividades. A su vez, el director del Trabajo, Christian Melis, se ha reunido con los dirigentes de la CPC, el Consejo Minero, Clínicas de Chile y la Asociación de Supermercados y Empresas del Rubro Marítimo Portuario. Además, en la DT señalan que la autoridad envió en marzo una carta explicativa del proceso a las empresas, "aun cuando entendemos que la ley se presume conocida".

¿Por qué, entonces, más de un tercio de las empresas se encuentran con sus plazos vencidos? Una opción es que las propias empresas hayan decidido no utilizar esta herramienta: "Pueden existir múltiples razones, que habría que consultar al empresariado, entre ellas, que la negociación más próxima sea con un sindicato que no les genera problemas en la operación y elegirán otra oportunidad para solicitar servicios mínimos", afirman en la DT.

Otro punto a considerar -señalan en la DT- es el número efectivo de huelgas: de un total de 2.091 negociaciones colectivas anuales, solo 183 desembocaron en huelgas: "Por lo tanto, si el empleador sabe que no ha tenido huelga en los últimos años, no va a solicitar calificación de servicios mínimos".

Pese a estos esfuerzos de difusión, expertos de todos los colores indican que la ley quedó con trabas que dificultan seriamente la implementación de los servicios mínimos. Por ejemplo, hay empresas que han alcanzado pactos de servicios mínimos con los sindicatos con los que están ad portas de negociar colectivamente, pero la DT exige que esos pactos estén ratificados por todos los sindicatos de la empresa.

Falabella envió carta a 55 sindicatos a la vez

Las empresas ya han reaccionado a esta aplicación de la ley y han comenzado a enviar cartas tipo a todos sus sindicatos -incluso a aquellos que no negocian próximamente- para solicitarles pactos de servicios mínimos transversales. En el caso de Falabella, la compañía envió el 28 de marzo una carta a 55 sindicatos de multitiendas y bodegas, en la que les solicita a los dirigentes sindicales un pacto de servicios mínimos de manera transversal. Esto, a pesar que solo dos contratos colectivos vencen en el segundo semestre del año.

La propuesta, que se encuentra en plena negociación con los sindicatos, consiste en mantener a cinco empleados por tienda en caso de huelga: un guardia, un nochero, un prevencionista de riesgo, un jefe de prevención de pérdidas y un encargado de mantención. ¿Poca gente? Fuentes del comercio indican que la ley quedó tan restrictiva en esta materia, que lo más realista es proponer servicios mínimos así de acotados: "Cualquier propuesta un poco más amplia, no va a ser aprobada", indican.

¿Por qué la ley establece que los servicios mínimos deben negociarse con todos los sindicatos? Según el integrante de la comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados, Nicolás Monckeberg (RN), la izquierda de la Nueva Mayoría legisló de esta manera para dificultar al máximo el uso de los servicios mínimos: "La norma quedó con trampas. El solo hecho de que una empresa requiera la firma de todos los sindicatos, incluidos los que no están negociando colectivamente, conducirá a que no se acuerden servicios mínimos", agrega el congresista (ver recuadro).

Mientras, el profesor de derecho laboral de la Universidad Diego Portales, José Luis Ugarte, tiene una visión diferente. A su juicio, se legisló de esta manera simplemente para facilitar la administración del sistema y aminorar la conflictividad.

El abogado laboralista y ex director del Trabajo Marcelo Albornoz también tiene una visión crítica del tema. Señala que durante la tramitación del proyecto, "hubo (de parte de algunos legisladores) interés por colocar la mayor cantidad de trabas al uso de los servicios mínimos". Sin embargo, considera que la DT se estaría extralimitando en sus atribuciones al rechazar los pactos ya suscritos: "La ley dice que los acuerdos deberán depositarse en la DT, eso es colocar el timbre de recepción, pero no hay ninguna norma que faculte a la DT a rechazar".

0 comentarios:

Publicar un comentario