NOTICIAS
Con tecnología de Blogger.

9.5.17

Sólo 9% de trabajadores de empresas IPSA es mayor de 60 años

Compartir

Los proyectos previsionales proponen incentos para aplazar la jubilación. Sin embargo, el mercado para este segmento es acotado.

Por: www.pulso.cl
Una de las similitudes entre las propuestas para reformar el sistema previsional del Gobierno y del precandidato de Chile Vamos, Sebastián Piñera, es la creación de incentivos para aplazar la edad de jubilación. La diferencia está en los matices. Mientras que en el proyecto del Ejecutivo se buscaría alentar la pensión más tardía de las mujeres, en la del ex mandatario los incentivos serían tanto para este grupo como también para los hombres. De este modo, se busca aumentar el nivel de ahorro.

Actualmente la edad de jubilación es de 60 para las mujeres y 65 para los hombres. Sin embargo, en el caso de las empresas IPSA, las principales del país, sólo 9% de los trabajadores tiene más de 60 años (ver infografía). La cifra es incluso menor al total nacional de los asalariados ocupados, los que según las últimas cifras del INE alcanzan el 10,4%.

En el caso de las principales empresas del mercado local, los trabajadores de mayor edad se concentran en las empresas holding. Aquello, considerando que se trata de sociedades controladoras, por lo que sus ejecutivos generalmente son cercanos al accionista mayoritario. Este es el caso del holding del grupo Angelini AntarChile, la cascada Oro Blanco, la sociedad de la familia Luksic Quiñenco y el brazo de inversiones de la Cámara Chilena de la Construcción, ILC. Todas estas empresas son las que concentran la mayor proporción de trabajadores sobre los 60 años.

Atrasar la jubilación

Según observa Juan Bravo, analista macroeconómico senior de Clapes UC, implementar incentivos para retrasar la jubilación no es suficiente para atrasar la edad de manera efectiva. “Hay un tema cultural”, comenta Bravo. “En algunas empresas, los trabajadores al cumplir cierta edad se tienen que ir”, agrega. Aquello iría en contra de los deseos de varios de los empleados. De hecho, según cita el analista, la Encuesta de Calidad de Vida de 2010 arrojó que 22% de los adultos mayores querían seguir trabajando pero no pudieron hacerlo. Por ello, Bravo propone generar incentivos para combatir la cultura que no es favorable con los adultos mayores. Entre ellos, por ejemplo, la creación de un premio del Gobierno que genere reconocimiento público y buena publicidad para las empresas con políticas inclusivas.

Para el consultor senior del headhunter PG Group, Marcelo Matamala, una de las razones del bajo número de trabajadores adultos mayores en las grandes compañías es el perjuicio de que la contratación sería por un plazo corto. Además, a veces las empresas preferirían un menor seniority debido a que serían puestos con menores remuneraciones. Sin embargo, agrega que actualmente esta situación podría estar cambiando. Esto, debido a que los trabajadores de mayor edad son apetecidos para las firmas que se encuentran buscando personas con más experiencias para asesorías en proyectos fijos, reemplazos o consultorías. En estos casos, una persona de menor edad sería difícil de contratar debido a que se tendría que invertir en su formación. “El mercado recién está dando pasos pequeños, pero son señales”, dice Matamala.

Con las limitadas oportunidades de un empleo asalariado, los adultos mayores estarían optando también por trabajos por cuenta propia. De hecho, la proporción de adultos mayores que se desempeñan como independientes asciende actualmente al 36,3%, prácticamente el doble de quienes hacen lo mismo en el segmento de entre 15 a 59 años (18,8%).

0 comentarios:

Publicar un comentario